Nueva York en 10 días

New York, New York! Quiero despertar en una ciudad que nunca duerme, cantaba Frank Sinatra, y sentir que soy el número uno. Si se tiene la oportunidad, Nueva York hay que vivirla una vez en la vida, y tener esa sensación de sentir la inmensa ciudad a tus pies.

Nueva York es la ciudad que nunca duerme. La ciudad de los rascacielos, los dólares, los contrastes entre barrios, la mezcla de culturas y orígenes, los musicales, el gospel, el baloncesto, y también el béisbol, el ruido, pero también el silencio de sus parques, la ciudad de los coches suburban y los taxis amarillos, los hot dogs y las hamburguesas, y un largo etcétera. Porque Nueva York lo es todo.

¿Cómo fue nuestra experiencia en Nueva York durante 10 días?

A continuación tienes toda la información sobre el viaje estructurada en tres bloques:

  • FICHA DE VIAJE
  • QUÉ HACER ANTES DE VIAJAR A NUEVA YORK
  • NUESTRO VIAJE DÍA A DÍA

FICHA DE VIAJE

Del 15 al 25 agosto 2018, Nueva York (Estados Unidos)

Estancia: 10 días

Vuelo directo Barcelona – Nueva York (sin escalas)

Compañía aérea: Airfrance (operado por Delta Airlines)

Duración del trayecto: 7,5 / 8 horas

Alojamiento: apartamento Airbnb en Boreum Hill (en Hoyt St., Brooklyn). Muy cercano a varias líneas y estaciones de metro (tener cerca el metro es un aspecto clave. Como más combinaciones se tengan para moverse, mejor).

QUÉ HACER ANTES DE VIAJAR A NUEVA YORK

1. Tener el pasaporte al día y solicitar el ESTA.

El primer paso, es tener el pasaporte al día. El segundo paso, es solicitar el ESTA, la autorización de viaje para poder entrar a los Estados Unidos (es obligatorio). Solicitar este documento (“visado”) es un trámite sencillo y bastante rápido. Para tramitar el ESTA debes rellenar un cuestionario online con todos tus datos e información sobre el viaje (vuelo, alojamiento…). El ESTA tiene un coste de unos 14 dólares.

Es importante realizar el trámite a través de la web oficial, que también está en español: ttps://esta.cbp.dhs.gov/esta/

2. Buscar información en blogs especializados para organizar el viaje

En mi caso, consulté dos blogs que me resultaron de gran utilidad para organizar el viaje a Nueva York.

https://www.anuevayork.com/

http://www.la5thconbleeckerst.com/

También compré la guía de viaje de Lonely Planet, la versión pequeña, más ligera para llevarla encima y consultarla durante el viaje. Incluye un mapa desplegable muy útil.

3. Crear un planning de viaje por días

Hay tanto que ver en Nueva York, que lo más recomendable es hacer un planning de viaje según vuestros intereses y prioridades. Así lo hicimos nosotros. Creamos un documento sencillo y visual, una tabla en una página Word, dividiendo los días de la semana por mañana, tarde y noche. Seguir un planning nos permitió ir más bien organizados y optimizar el tiempo. Un planning ayuda a tener claro qué ver en cada barrio o zona, así como qué días es mejor realizar algunas visitas o actividades, como por ejemplo, ir a un partido de béisbol, visitar un museo o ver un musical. Hay cosas que suceden en días concretos, así que ir un poco planificados os permitirá no dejaros nada que os apetezca ver o hacer.

Eso sí, no hay que seguir el plan al pie de la letra! Tomadlo como una guía orientativa que puede ser modificada en cualquier momento. Si os queréis ceñir estrictamente al plan establecido probablemente os agobiéis, ya que estaréis más pendientes de la hora y del “ya tendríamos que estar en…”, y os costará más gestionar los contratiempos que puedan surgir y que no se pueden controlar, como por ejemplo, tener previsto un paseo en bicicleta por Central Park y que llueva todo el día.

Sin duda hay que dejar margen a los cambios de planes y a la improvisación! El objetivo es disfrutar de la ciudad y del viaje. Siempre quedarán cosas por ver y hacer, es imposible visitarlo todo.  

4. Preparar un mapa online marcando los sitios turísticos, restaurantes y tiendas.

Mientras preparábamos el viaje, creé un mapa personalizado con Google Maps marcando todos los puntos turísticos y otros sitios de interés que queríamos visitar durante nuestra estancia en Nueva York. También marqué algunos restaurantes, sitios para desayunar pancakes o baggels, heladerías, las tiendas más famosas de la ciudad, y algunas de las mejores librerías.

Crear el mapa personalizado con Google Maps sumado a la guía de viajes de Lonely Planet fue perfecto para movernos por Nueva York.  

En relación al uso del mapa online en Nueva York, tened en cuenta que, a no ser que contratéis algún tipo de tarifa telefónica para vuestro viaje para poder navegar por internet y usar datos, una opción que tenéis es descargar el mapa para poderlo usar offline (sin datos móviles), o incluso incluirlo en la aplicación Maps.me (os la recomiendo en el siguiente punto). Cierto es que al hacer la conversión y abrirlo en Maps.me no respeta la configuración de todas las iconas o etiquetas de colores por tipología (monumentos, restaurantes, etc), pero sale todo marcado en el mapa, que es lo importante.

Aquí un pequeño tesoro. Os dejo el enlace al mapa personalizado que creé con Google Maps: https://drive.google.com/open?id=1exCl5SeiLqKYgDu4feXqXTqWM41iwlI6&usp=sharing

5. Descargar aplicaciones de utilidad en el móvil antes de viajar

  • Maps.Me. Es una aplicación de mapas offline que funciona como un Google Maps, pero para usarlo no es necesario tener conexión a internet o tener datos. Puedes descargarte un mapa específico del país al que viajarás antes de tu salida. En este caso, os descargareis el mapa de Nueva York. Lo que hicimos nosotros fue insertar en la aplicación el mapa personalizado de Nuevo York creado con Google Maps. Fue muy útil para movernos por la ciudad y para orientarnos sin problemas.   
  • Uber. Al final no necesitamos usar esta app, pero no está de más tenerla instalada por si en algún momento requerís de servicio de transporte en coche.

6. Comprar un adaptador de corriente.

Las tomas de corriente y la potencia son distintas en Nueva York. Comprar uno o dos adaptadores antes de salir os permitirá cargar el móvil u otros gadgets sin problemas.

7. Qué reservas o actividades podéis contratar antes de viajar

Comprar la tarjeta turística

Nosotros optamos por la New York City Pass (hay otras opciones, según vuestros intereses y necesidades). Esta tarjeta (que es individual, por tanto, si vais dos, tendréis que comprar 2 unidades) os permitirá visitar 6 atracciones turísticas, ahorrando un poco de dinero y algunas colas. Más información en:  

https://www.anuevayork.com/tarjeta-new-york-city-pass/

Con la tarjeta podréis entrar en las principales atracciones turísticas: Empire State (la misma entrada sirve para entrar por la mañana y por la noche el mismo día); Top of the Rock, Estatua de la Libertad y Ellis Island, el MET, el Museo de Historia Natural y el Memorial 11S. En algún caso, se puede elegir una alternativa si no te interesa alguno de estos museos.

Podéis imprimir la “tarjeta” en casa. En realidad, es como si imprimieras unas entradas de teatro, ya que cuenta con un código QR y código de barras. También tenéis la opción de recoger la tarjeta físicamente en alguno de los puntos turísticos a vuestra llegada a Nueva York.

Nosotros llevamos la hoja impresa desde aquí y no tuvimos ningún problema.

Reservar excursión: el Tour de Contrastes

Decidimos realizar la excursión más famosa y más sobradamente turística de Nueva York, ya que nos pareció que nos podía aportar datos e información de interés sobre la ciudad a través de un guía, y que de otro modo quizás no hubiésemos tenido la oportunidad de conocer y aprender. La excursión también nos permitía ir a algunos puntos de la ciudad que quizás no hubiésemos visto por nuestra cuenta.

La excursión es de 4 horas aproximadamente, y se realiza en grupo, de unas 30 personas (creo que son demasiadas). El recorrido se realiza en bus. Te ofrecen la opción de hacer la misma excursión, pero en un grupo reducido, pagando un poco más.

Zonas que visitas: Harlem, Bronx, Queens, Brooklyn (os doy más detalle en el apartado “Nuestro Tour”).

Nosotros contratamos la excursión antes del viaje a través de Civitatis.

https://www.civitatis.com/es/nueva-york/contrastes-nueva-york/  

Si tenéis claro que haréis la excursión, contratadla antes de viajar, ya que suele ser una excursión bastante solicitada. Civitatis también ofrece otras excursiones fuera de Nueva York, concretamente a Washington, Boston y a la comunidad de los Amish, y quizás alguna otra más. Tienen mucha demanda, así que si os interesa merece la pena contratarlo con tiempo.  

Cuando hagáis la reserva de la excursión por Internet, tendréis que indicar el punto de salida donde queréis que el bus os recoja (hay 2 o 3 hoteles del centro de Manhattan a elegir como puntos de recogida, donde el bus para). Si ya tenéis alojamiento reservado, podéis mirar cuál os queda más cerca. Aviso! Desde nuestra experiencia, este momento de recogida nos pareció un poco caótico. Había mucha gente allí, con otros buses que realizan otras excursiones. El hotel en el que esperábamos (en la calle) era la última parada que realizaba el bus, y por el tránsito llegó un poco tarde. Por suerte había un responsable de Civitatis en contacto con el bus, y nos estuvo informando y atendiendo hasta su llegada.   

Entradas para el béisbol

Si viajáis en agosto, el deporte top que podréis disfrutar es el béisbol. Ver un partido de básquet tiene que ser espectacular, pero hay que ir en otra época del año (en agosto no hay partidos de este deporte). Nosotros decidimos ver un partido de béisbol de los New York Yankees (pero como sabéis, el otro equipo de la ciudad son los METS). Podéis elegir!

New York Yankees andana dos baixa

Al principio puede resultar un poco confuso el proceso de comprar y canjear las entradas de béisbol. Un punto importante a saber es que la reventa está permitida y regulada en USA (de ahí deduzco, ya que no soy experta en la materia, que al comparar algunos asientos en la misma zona pueden variar ligeramente los precios).

Sobre el proceso de compra, os dejo una explicación extensa. Espero no olvidarme ningún paso y ser clara! (sino, disculpadme!)

Siguiendo las recomendaciones de algunos blogs, nosotros compramos las entradas de béisbol a través del portal web Superboletería. En esta web podéis seleccionar las entradas por zonas. Como teníamos dudas de si podríamos imprimir o no las entradas en papel, para ir a lo seguro decidimos seleccionar dos localidades donde ya se especificaba antes de la compra que se podría entrar al estadio mostrando las entradas en el móvil (aunque supongo que serán más modernos que yo, y seguro que no es necesario imprimir en papel las entradas, sean del tipo que sean. En cualquier caso, haced lo que os deje más tranquilos). Una vez formalizada la compra, recibiréis un email de confirmación, pero sin las entradas adjuntas (de hecho, hay un mensaje en el email que especifica: este email no es un “boleto”). No os preocupeis por ello.

Una semana antes del partido recibiréis dos emails: un email de Superboletería anunciando que “las entradas están listas para transferir”, indicando en el cuerpo del email los pasos a seguir para finalizar el proceso de recepción de las entradas. El otro email tendrá como remitente New York Yankees (ticketmaster); y el asunto “Tal persona sent you tickets”. Es decir, el propietario de los asientos que habéis “comprado” os manda las entradas. Al entrar, veréis una pestaña azul “Accept Tickets”. Al clicar, os redirigirá a la página oficial de los Yankees. Es el último paso para conseguir las entradas. Las entradas no las recibiréis en el email, sino que quedarán guardadas en vuestra cuenta creada de los Yankees (en su plataforma). No se si esto de no recibirlas en el email sucede con todas las entradas o sólo con las específicas para mobil. Las entradas las descargamos en la aplicación Wallet en el iphone, y no tuvimos ningún problema para acceder al estadio. ¡Lo conseguimos!     

Compramos las entradas en esta ubicación: Terrace 312, fila 2. Creo que estábamos bien situados, y tuvimos buena visión del juego. Pagamos en total 108 dólares. En realidad, cada entrada costaba 36 dólares, pero había que sumar 14 dólares por entrada como cobro de servicio, más 8 dólares de entrega.  

Alquiler de bicicletas en Central Park

Optamos por reservarlas a través de Internet antes del viaje, ya que teníamos claro que queríamos hacer esta actividad. Así ahorramos un poquito de dinero, y era una cosa que ya dejábamos ligada antes del viaje.

Lo hicimos a través de https://bikerentalcentralpark.com/rentals

Esta tienda de alquiler está en Circle Square, muy cerca de Central Park.

En la reserva no tenéis que marcar un día en concreto para la actividad, sino que es como un “vale” que caduca al cabo de un año. Así que podéis realizar la actividad el día que más os apetezca.

Mi recomendación cuando vayáis a recoger la bici es que comprobéis que las ruedas estén bien hinchadas y todo regulado correctamente. Yo no me di cuenta. Salí de la tienda con la bici en la mano (había demasiados peatones), y crucé la calle y Circle Square para llegar a Central Park. Una vez empecé a pedalear me di cuenta que la bici no estaba bien, tenía la rueda trasera muy deshinchada. Me lo solucionaron muy rápido y de manera amable, pero perdí unos 15 minutos entre ir y volver de la tienda.  

Entradas para un musical

Es algo que podéis comprar antes de vuestro viaje si tenéis muy claro que queréis ver un musical concreto un día en concreto. Nosotros decidimos no comprar las entradas previamente ya que no teníamos muy claro qué día preferíamos ir al teatro ni tampoco qué obra ver. Así que decidimos que ya compraríamos las entradas una vez en Nueva York.

Ya instalados en Nueva York, y después de darle algunas vueltas, optamos por no comprar las entradas online con antelación, ya que son un poco caras. Decidimos ir directamente a las taquillas de TKTS.

¿Qué es el TKTS?

Es un punto de venta de entradas de teatro (hay 3 en la ciudad de Nueva York); donde si vais el mismo día de la función a comprar las entradas podéis obtenerlas hasta el 50% de descuento. Es decir, vais a las taquillas de TKTS el mismo día de la función, y pedís entradas para la obra de teatro o musical que quereis ver. Eso sí, seguramente tendréis que hacer un poco de cola; y asumir el pequeño riesgo que quizás no haya entradas disponibles para la obra que queráis ver. Esto suele pasar con las obras más famosas y taquilleras. Mi recomendación es que tengáis una lista de prioridades pensada, y en caso que no haya entradas para una obra concreta tengáis otras opciones. El TKTS más céntrico es el de Times Square (las taquillas están justo debajo de las escaleras de Times Square).

Si tenéis muy claro que queréis ver por ejemplo El Rey León, creo que es mejor comprar las entradas vía web al precio habitual antes de viajar. Pero si no os interesa gastar mucho dinero y es más el hecho de vivir la experiencia de ver un musical, el TKTS es una muy buena opción.

New York musical Chicago Andana Dos baixa

Nosotros vimos Chicago, y en lugar de pagar 100-120 dólares por persona pagamos la mitad, creo que eran 50 o 60 dólares por entrada.

Algunas de las obras también hacen lo que llaman el “lottery”, vía online, y es que sortean algunas entradas con descuentos para el mismo día, pero es difícil que toque.

El artículo de este blog me parece muy detallado sobre la compra de entradas.

https://www.anuevayork.com/broadway-nueva-york-entradas-descuento/

8. Sobre el metro de Nueva York (requiere un máster para entenderlo)

Si viajáis 10 días a la ciudad, creo que lo ideal es que compréis la MetroCard, con un recargo inicial de tiempo de 7 días. Cada tarjeta cuesta 30 dólares aprox. La tarjeta os permitirá viajar en cualquier medio de transporte público, sea metro o bus, durante 7 días, tantas veces como lo necesitéis (a modo comparativo, un billete individual son 3 dólares).

Además de poder comprar y recargar una tarjeta por tiempo (7, 20 o 30 días si no me equivoco); también podéis comprar o recargar la tarjeta por valor. Con la compra o recarga por valor podéis decidir añadir el importe que queráis a la tarjeta, por ejemplo, 20 dólares, y a medida que realicéis trayectos se irán descontando viajes. En este caso, cada viaje cuesta unos 2,75 dólares.  

La validez de la MetroCard es de un año. Es decir, si tenéis previsto volver a Nueva York, podéis conservar la tarjeta y re-utilizarla.

En resumen, qué hicimos nosotros para intentar optimizar al máximo los desplazamientos y la MetroCard, teniendo en cuenta que estábamos más de 7 días. El día que llegamos era por la tarde, así que nuestra intención era ir directos al apartamento, acomodarnos, y salir a dar una vuelta por el barrio (Brooklyn). Por tanto, el día de llegada decidimos compra un billete sencillo, de un único viaje, para realizar el trayecto aeropuerto – apartamento (además tened en cuenta que el billete de metro desde el aeropuerto al centro cuesta 5 dólares, es un poco más caro). A la mañana siguiente, ya optamos por comprar la MetroCard de 7 días. Los dos últimos días, aprovechando la misma tarjeta, decidimos hacer una recarga en valor. Es decir, calculamos más o menos los trayectos que íbamos a hacer durante los dos últimos días, y recargamos la tarjeta por el importe de dinero exacto (puedes recargar con la cantidad de dinero que quieras). Muy contentos, ya que lo cuadramos al céntimo! No contábamos con ello la verdad. La tarjeta quedó a cero al finalizar el viaje)

El metro de Nueva York funciona 24/7. Es decir, las 24 horas del día, 7 días a la semana. Eso sí, como no para nunca, os encontrareis que por la noche, al realizar tareas de mantenimiento, a veces cierran algunas estaciones, o hay líneas que dejan de ofrecer servicio en algunos tramos. Puede suponer un auténtico dolor de cabeza y pérdida de tiempo, pero no os quedará otra que asumirlo y buscar alternativas (otras líneas cercanas, o taxi). Además, la comunicación de estas incidencias o cambios por parte de los trabajadores de la estación no es buena. De hecho, a veces es inexistente. O si lo informan, quizás sea mediante carteles pequeños colgados en las columnas de las estaciones. La verdad, iréis viendo, porque cuesta entenderlo para un turista, así que pocas afirmaciones certeras puedo hacer sobre ello, más que trasladaros lo que vivimos nosotros. Solo os puedo prevenir de lo que puede haber, y que penseis en alternativas. Tened en cuenta que estas incidencias se dan sobretodo por la noche, a partir de las 20 / 21h.

Las líneas express y líneas locales. Es interesante saberlo, ya que algunas líneas de metro cuentan con paradas express. Eso significa que el metro no para en todas las estaciones, y por tanto, el trayecto es más rápido (sobre mapa, paradas indicadas con el círculo blanco).

El funcionamiento del metro es un tema complejo digno de máster. Os recomiendo leer  https://www.anuevayork.com/guia-metro-de-nueva-york/

9. Las propinas

La gran duda. Dónde hay que dejar propina y qué cantidad.

Así lo aplicamos nosotros (no se si de manera correcta o no): en los bares o locales donde no nos sirvieron en mesa, es decir, que nos atendieron en caja y nos llevamos nosotros mismos la comida a la mesa o a la calle (“take away” o “to go” dicen sobretodo), allí dejamos algo de propina según el tipo de local y la amabilidad con la nos hubiesen atendido (siendo sinceros, en algunos casos no dejamos nada). Donde sí dejamos siempre propina fue en los restaurantes donde nos sirvieron sentados en mesa. En la mayoría de tickets ya aparece anotado lo que está más o menos estipulado, que es entre un 15 y un 20% del total. Decidíamos dejar más o menos a cada restaurante según la valoración global del servicio. Cierto que un 15 o 20 no es poco (por ejemplo, si pagarías 30 dólares por una cena, al final se convierten en 36 dollares), pero al final el sueldo base de los camareros es muy bajo, y donde realmente ganan es en las propinas.

10. Cómo se configura la ciudad y se organizan sus calles. Cómo orientarse por las calles de Nueva York.

Aunque encontraréis una explicación más extendida en otros blogs de referencia sobre la ciudad, os dejo aquí dos datos clave que pueden ser de ayuda, sobre cómo se divide la ciudad y cómo orientarse en Manhattan.

New York Andana Dos Soho baixa

La ciudad de Nueva York se divide en 5 distritos (boroughs): el famoso Manhattan, Staten Island, Brooklyn, Bronx, Queens. Cada distrito está configurado por varios barrios. Por ejemplo, DUMBO o Williamsburg son barrios de Brooklyn, y Chelsea o Harlem son barrios de Manhattan. Cada barrio parece una ciudad dentro de la ciudad. Es increíble cómo de distinto puede ser pasear por una calle de oficinas del Distrito Financiero, y al torcer la esquina entrar en el corazón de China Town. La ciudad de Nueva York es asombrosa!

Recomendación para orientarse en las calles y avenidas de Manhattan. En general, su nomenclatura es práctica y sencilla (la lógica americana), y una vez entiendes como funciona es de gran ayuda para ir de un sitio a otro. Básicamente, se basa en un sistema numeral y cardinal (aunque este sistema no se aplica en toda la isla. Por ejemplo, en la parte sur de Manhattan no es así).

Las grandes avenidas, que cruzan la isla de Manhattan de norte a sur, se ordenan y enumeran de este a oeste. Es decir, la 1st Avenue sería la avenida más cercana a East River (en el este); y a medida que vamos hacia al oeste los números incrementan: 1st Ave, 2n Ave, 5th Ave, 9th Ave… Hay algunas excepciones, que no son numéricas, como por ejemplo Park Ave o Lexington Ave.

Por lo que refiere a las calles, que cortan de manera horizontal de este a oeste, el sistema es el mismo en casi todo Manhattan, exceptuando, como decíamos antes, en algunas zonas (por ejemplo al sur de Manhattan, donde las calles tienen nombres habituales). Así, la nominación per número comienza a partir de la calle Houston, en dirección norte. Por un lado, la calle más al sud es la que comienza por el 1, y a medida que nos desplazamos hacia el norte, los números van incrementando. Por ejemplo, el Empire State Building se encuentra en la calle 33; si seguimos subiendo, Times Square se encuentra sobre la calle 46, y el Museo de Historia Natural en la calle 77, tocando a Central Park. ¿Qué fácil verdad? A nosotros nos servía sobretodo para calcular distancias aproximadas (tiempo caminando de un punto a otro), y también cuando salíamos de una estación de metro para orientarnos e ir en la dirección correcta. Enseguida sabrás si vas dirección norte o sur. Pues bien, para terminar, a este sistema de numeración de calles se le añade delante uno de los dos puntos cardinales: “W” o “E”. Por ejemplo, puedes estar en W 27th St.; o bien en E 27th St. Todo depende de si estas en la calle 27 en la parte oeste (W – west) o este (E – east). ¿Qué marca el límite? La 5th Avenue.  

11. El clima en agosto

En verano es variable y bastante impredecible. Si bien llegamos con calor y bochorno, al tercer día llovió bastante, así que bajaron un poco las temperaturas. En un mismo día el tiempo puede variar bastante. Hay que ir preparado con un jersey o chubasquero en la mochila. El jersey os servirá también en los museos, donde los aires acondicionados suelen estar fuertes.

12. Ir de shopping. Los outlets y descuentos

A Nueva York no vayas con la maleta muy llena. Deja un espacio libre, porque seguro que comprarás (aunque estés en contra del consumismo). Yo compré muy poco, pero compré. Las tiendas de Manhattan ofrecen descuentos interesantes, y es complicado resistirse. Puedes encontrar buenos descuentos en marcas como Reebook, Nike, Levis, Van, GAP… En el centro de Manhattan encontrarás dos centros comerciales muy famosos que ofrecen descuentos en varias marcas, el Macy’s y el Century 21. O sino, las mismas tiendas de cada marca también suelen tener descuentos interesantes.  

Si queréis dedicar un día entero únicamente a las compras buscando los mejores descuentos, ir a los outlets de New Jersey es una buena opción. Nosotros al final decidimos no ir a ningún outlet y priorizamos quedarnos en la ciudad. Nos recomendaron el Jersey Garden, ya que se puede llegar bien en bus y está a una hora aproximadamente. Y otro sería el Woodbury Common, pero por lo que me trasladaron creo que queda más lejos.

13. Actividades en verano

Uno de los aspectos que más me gusta de viajar es intentar aprovechar las actividades que ofrece una ciudad en una época del año en concreto.

¿Qué hacer en Nueva York en verano? En los blogs especializados encontraréis información sobre eventos, actividades, conciertos, mercadillos… Por ejemplo, en las noches de verano se organizan sesiones de cine al aire libre en algunos de los principales parques de Nueva York. Tenía muchas ganas de ir a ver alguna de las películas, y llevar el mantel de picnic para el césped, comida y bebida; pero al final lo tuvimos que descartar. Espero tener una próxima ocasión para disfrutarlo.

En nuestra maleta de viaje decidimos incluir un par de toallas típicas del Decathlon, de estas que apenas ocupan espacio ni pesan. Así si en algún momento del día queríamos descansar o comer algo en un parque podíamos poner la toalla en el suelo, y estar más cómodos.

NUESTRO VIAJE DÍA A DÍA

Aquí os dejo un resumen del planning semanal. Veréis que en realidad son 11 días, pero descontando la ida y vuelta, quedaría en 10 días completos en la ciudad de Nueva York.

  • Miércoles 15: llegada al JFK + paseo por Brooklyn Bridge Park
  • Jueves 16: partido de béisbol + paseo por Brooklyn (zona Cobble Hill y Prospect Park)
  • Viernes 17: Midtown (Empire State + Public Library + Central Station + Edificio Crysler + Bryant Park + Moma + Times Square)
  • Sábado 18: Union Square (NYC Summer Streets) + Flatiron Building
  • Domingo 19: Misa Gospel en Harlem + museo MET
  • Lunes 20: Excursión Tour de contrastes de Nueva York + Little Italy + Soho + Chinatown + puente Brooklyn Bridge + DUMBO
  • Martes 21: High Line Park + Chelsea + Meatpacking District + West Village + musical Broadway
  • Miércoles 22: Estatua de la Libertad + museo Ellis Island + Memorial 9/11
  • Jueves 23: Central Park en bicicleta + Teleférico Roosvelt Island + Top of the Rock
  • Viernes 24: Museo de Historia Natural + tarde de compras
  • Sábado 25: Williamsburg (día del sabbat) + vuelta a Barcelona

Antes de salir del apartamento y empezar el tour diario, los imprescindibles en la mochila:  

  • Un mapa de metro (es básico) y la metrocard
  • Un mapa de la ciudad (aún más básico)
  • Una guía de viajes (la versión pocket de Lonely Planet)

Tenéis toda la información completa día por día a continuación:

DÍA 1

Miércoles 15 agosto.

Llegamos al apartamento sobre las 5 de la tarde. Al ser el primer día, y después de un viaje largo, decidimos ir paseando desde el apartamento, en el 77 de Hoyt St. (situado sobre Little Sweet Café), hasta Brooklyn Bridge Park. Una zona fantástica para practicar deporte, dar un paseo o tomar algo viendo el skyline de Manhattan. Allí vimos anochecer, viendo como las luces de la ciudad cobraban vida.

Decidimos cenar una pizza en Fornino’s, “to go”, y comer en una de las mesas del área de picnic.

DÍA 2

Jueves 16 agosto.

Por la mañana, o más bien al mediodía (13h), fuimos a ver un partido de béisbol de los Yankees en el Yankees Stadium, en el Bronx. Compramos las entradas previamente por internet, en Superboletería. Nuestras localidades estaban en la zona 312. Es una buena zona para seguir el partido. De media un partido de béisbol dura entre 2 y 3 horas, y te recomiendan ir al estadio 1 hora o hora y media antes del inicio de partido. Hay mucho ambiente, y puedes aprovechar para pasar por la tienda a comprar la famosa gorra de los Yankees. Durante el partido aprovechamos para comer unos frankfurts del Nathan’s. No tienes que preocuparte en relación a la comida. Hay puestos de fast food muy accesibles a los que puedes ir a comprar algo y comer mientras ves el partido. Eso sí, son los frankfurts más caros de Nueva York! La bebida es también cara en el estadio.

Por la tarde dimos un paseo largo por Brooklyn. Después de comprar un helado en Leweens (Bergen St.); nos dirigimos a la zona de Cobble Hill, fuimos andando hacia el Old House Stone y el Washington Park, y finalmente nos acercamos hasta Prospect Park, en la zona de Park Slope. Las calles cercanas al parque tienen edificios señoriales preciosos (y caros).

Os fijaréis que durante el día los parques de la ciudad tienen mucha vida, sean personas que van a descansar, hacer deporte, reunirse con familia o amigos, o incluso actividades que se organizan allí en grupo, como sesiones de yoga. Por la noche tarde es recomendable no pasearse por los parques.

DÍA 3

Viernes 17 agosto.

El MIDTOWN.

New York Skyline desde Empire State andana dos baixa

A primera hora de la mañana, sobre las 9.30h, visitamos el Empire State Building. Es una buena hora ya que aún no hay mucha afluencia de turistas. Al tener la New York City Pass, nos ahorramos la cola para sacar las entradas. Después de visitar el Empire, seguimos nuestra ruta subiendo por la 5th Avenue, hasta la Public Library (la biblioteca pública). Se puede visitar gratuitamente. ¿Habéis visto la película de El Día de Mañana? Es el lugar donde se refugian los chicos cuando llega la glaciación. Dejando de lado el cine, la biblioteca es preciosa, merece la pena dedicarle un rato a visitarla. Después nos acercamos a la Central Station (entrad al vestíbulo), y al Edificio Crysler. Nosotros no lo hicimos pero si tenéis tiempo podéis ir hasta el edició de la ONU. Deshacemos camino, para dirigirnos a Bryant Park. Es un parque precioso, pequeño, rodeado de rascacielos, y que por cierto, sus baños públicos son excelentes, muy limpios. De Bryant Park, subimos por la la 6th Avenue, pasando por delante del famoso Radio City Hall. Para comer nos alejamos aún un poco más (bastante), y subimos unas calles más hasta el Hotel Le Meridien Park, donde dentro del hotel, escondido detrás de las cortinas rojas de su vestíbulo, se encuentra una de las hamburgueserías más famosas de la ciudad, el restaurante Burguer Joint. Me parece un sitio interesante para comer no tanto por la calidad (estan buenas las hamburguesas, pero no son espectaculares); sino por la peculiaridad del sitio. Primero, por el hecho de estar entrando en un hotel de 4 estrellas sin ser cliente, y después, por el contraste con el restaurante, porque tienes la sensación de estar en un local de un barrio o zona alternativa de la ciudad, de difícil acceso y poco indicado mediante carteles, con paredes pintadas en su interior, y que rozaría casi la “ilegalidad” (de ningún modo es así, pero es lo que transmite, y quiere transmitir seguramente). Es un local muy pequeño así que la cola y la espera para comer será muy larga.

Después de comer, nos dirigimos al museo MOMA. Por el camino vimos la escultura con las letras “LOVE”. Seguro que la habréis visto en muchas fotos. Pues eso, dedicamos la tarde a visitar el museo MOMA. Para que podáis valorar cuando os interesa más visitar este museo. La entrada al museo no se incluye en la New York City Pass, así que debes adquirirla a parte en las taquillas del museo (25 dólares). Ahora bien, si lo preferís podéis visitar el museo los viernes por la tarde, a partir de las 16h, que es gratuito. Cierran a las 20h. Esta es la opción por la que optamos nosotros, un viernes por la tarde. Se genera una larga cola para entrar, así que mejor ir con un poco de tiempo. Nosotros fuimos sobre las 15.30h, y creo que fue suficiente (media hora de espera). El problema es que dentro del museo hay muchísima gente! muchísima! Sinceramente, fue bastante agobiante. En cualquier caso, es valorar y decidir cuando os interesa más realizar la visita teniendo en cuenta lo que os comento.

New York Times Square Andana Dos 1 baixa

Al salir del MOMA pasamos por Times Square. Es espectacular! Quizás sea la máxima expresión del capitalismo concentrada en una única plaza. Luces, anuncios, neones, multitud, etc. La vista no sabe en qué dirección mirar. Hay muchos inputs. Me recuerda al Picadilly Circus de Londres pero multiplicado por 100.  

Para cenar decidimos alejarnos un poco de nuevo, e ir a comer al Roberta’s Pizza, que se encuentra al lado de la Estación Central. Está dentro de un local con varios sitios para comer, y mesas compartidas. El local cierra pronto, sobre las 9 aproximadamente.

Ya de noche, sobre las 22h, nos dirigimos de nuevo al Empire State Building. Cayó una buena tormenta así que vimos las vistas de la ciudad iluminada desde el piso inferior, a cubierto. Os recuerdo que si lo queréis, con la New York City Pass podéis visitar el Empire el mismo día 2 veces, una por la mañana y otra por la noche a partir de las 22h.

Para terminar el día, después del chubasco y de haber andado unos 20 km durante toda la jornada (otra cosa no, pero caminar caminamos muchísimo cada día), el metro que necesitábamos usar estaba en mantenimiento. Lo peor de todo es que nadie avisa de ello. Al cabo de 45 minutos, una persona de la limpieza nos informó a todos los que estábamos en la estación (neoyorquinos y turistas); que el metro no pasaría, y que mejor ir a buscar otra línea que nos acercara a casa. De ahí la importancia de buscar un sitio que esté bien conectado si os alojais fuera de la isla de Manhattan.

DÍA 4

Sábado 18 agosto.

New York Flatiron Andana Dos baixa

Nos levantamos no muy temprano (el día anterior había sido muy largo), desayunamos en el pequeño local debajo del apartamento, el Sweet Little Café, del mismo propietario que el apartamento donde nos alojabamos. Hacían unas crepes y pasteles buenísimos! Abro paréntesis. En general hacer un buen desayuno completo en Nueva York es caro. Puede costarte unos 15 dólares por persona. En muchos casos, es más caro desayunar que almorzar, pero el desayuno te da la energía suficiente para toda la mañana.

El sábado por la mañana hacían el NYC Summer Streets. Es una iniciativa en la que los 3 primeros sábados del mes de Agosto, algunas de las calles principales de Manhattan se cortan al tráfico, y no pueden circular coches. Una estampa más bien insólita. El uso del espacio público se cede en exclusiva a las personas. Así, de 7 de la mañana a 1 del mediodía se puede pasear por Park Ave y Lafayette Street sin ningun coche. En total, unos 11 km de tramo sin circulación de vehículos, desde Central Park hasta City Hall Park (en las puertas del distrito financiero). A lo largo del trayecto hay puntos donde se realizan actividades sociales, circuito en bicicleta, música, etc.   

Fuimos a visitar la zona de Union Square y el Flatiron, aprovechando que se celebraba esta iniciativa del New York Summer Streets. Comenzamos por Union Square, y antes de continuar, fuimos a la librería Strand Bookstore, muy famosa en la ciudad. De allí, subimos paseando por Park Ave, e hicimos parada en la casa donde nació Theodore Roosevelt (26 presidente de Estados Unidos), en la calle E 20th St. En la misma calle, se encuentra Gramercy Park. Es un parque privado en el centro de la ciudad, donde solo los vecinos tienen acceso. Después, nos dirigimos al edificio Flatiron, que se encuentra al lado de Madison Square Park. Es uno de los edificios más bonitos de la ciudad.

Comimos en Tacombi Café, un restaurante mexicano. Tienen otros locales en la ciudad.

Por la tarde teníamos previsto ir al museo MET. Cogimos el metro, fuimos hasta allí, pero me empecé a encontrar mal, así que decidimos relajarnos y tomar un café en un Starbucks, y volver al apartamento en Brooklyn.

DÍA 5

Domingo 19 de agosto.

Los domingos es el día de misa y Gospel. Nosotros fuimos por nuestra cuenta a Bethel Gospel Assembly, en Harlem. Fue recomendación de una amiga, y la verdad es que está muy bien. La misa empieza puntual a las 10h, y dura unas 3 horas. No lleguéis justos, es recomendable llegar con tiempo, ya que se llena mucho de gente. Estan muy bien organizados, separando la zona para turistas y la zona para locales. Es un sitio acogedor y te hacen sentir muy bien. A diferencia de otros sitios, allí puedes permanecer el rato que quieras. Puedes quedarte un rato e irte cuando creas conveniente, o puedes quedarte hasta al final. Nosotros estuvimos casi dos horas. Es bastante tiempo, pero suceden tantas cosas y la misa es tan diferente de lo que estamos acostumbrados que el tiempo te va pasando sin darte cuenta, y no resulta pesado. Dependiendo de lo que tengáis previsto podéis quedaros más o menos.

Al terminar, cogimos el metro y fuimos a la zona este de Central Park, donde se encuentra el museo MET. Antes de visitar el museo hicimos un brunch en Bocado (pedí tostada de avocado con huevo poché), y por la tarde temprano visitamos el MET (The Metropolitan Museum of Art). No tuvimos tiempo de verlo todo (el museo cierra a las 17.30h los domingos), pero priorizamos lo que más nos interesaba. En general, deberías dedicar un día entero a visitar cada museo para verlo todo; ya que la cantidad de exposiciones y galerías son inacabables. Al cerrar el museo, nos acercamos a ver la fachada del Guggenheim, que está al lado, y después bajamos paseando por la 5a avenida. Vimos la Trump Tower (repleta de seguridad); la catedral de San Patricio, el Rockefeller Center, y de regreso, antes de coger el metro, paramos delante de la fachada del Hotel Plaza (famoso por la película de Solo en Casa); y fuimos a ver la tienda de Apple.

DÍA 6

Lunes 20 agosto.

Hicimos la popular excursión Tour de Contrastes de Nueva York. Es una excursión en grupo (bastante grande, demasiado para mi gusto), y dura unas 4 horas aproximadamente. El trayecto se realiza en bus, y vas realizando paradas en distintos barrios.

No es un imprescindible realizar este tour si vas a Nueva York, pero es interesante hacerlo por todo lo que puedes aprender de la ciudad y de sus barrios gracias al guía que te acompaña. Después de hacer la excursión, si quieres ampliar por tu cuenta y visitar de nuevo alguna de las zonas (que no sean conflictivas) puedes ir y visitarlo a tu ritmo.

El bus nos recogió en el centro de Manhattan, y fuimos en dirección Harlem y el Bronx. Hicimos una primera parada en el Yankee Stadium, y también paramos a fotografiar y conocer la historia de algunos murales y grafitis del barrio, algunos muy conocidos y famosos (como el de Big Pun). Después pasamos por el extenso distrito de Queens. Sin hacer parada, pasamos por la lujosa zona residencial de Malba, para luego parar en el parque Flushing Meadows Corona Park (donde se rodó alguna escena de Men in Black). En el parque tuvimos tiempo para acercarnos a la gigantesca Bola del Mundo que se encuentra en el centro del parque. Muy cerca también hay el estadio de béisbol de los METS, y el estadio de tenis donde se celebra el Open de Estados Unidos, aunque el bus no hacía parada en estos dos sitios. Y de Queens, nos fuimos al barrio judío de Williamsburg, en Brooklyn. Salto cultural y religioso radical. A primera vista, me chocaron especialmente dos aspectos. La apariencia y vestimenta de los judíos, su modo de hacer y relacionarse entre ellos; y también me sorprendió leer todos los carteles de la zona en hebreo (tiendas, escuelas, autobuses escolares,…). No pretendo que mis palabras suenen fuera de lugar, pero es un hecho que son una comunidad distinta, cerrada, que choca mucho con nuestra cultura y costumbres. Gracias al guía conocimos muchos detalles sobre los judíos ortodoxos, y aprovechó para recordarnos que no se podía fotografiar directamente a las personas. Al ser un día entre semana había mucha actividad (día laborable), así que tuvimos ocasión de entrar a una panadería para comprar las típicas galletas judías. Muy ricas! Lástima no haber comprado más. Si váis en sábado es su día sagrado (el Sabbat) así que por el contrario, todo estará cerrado, y ellos cambian también su vestimenta para ir a la oración (decidimos regresar a Williamsburg el último día de nuestro viaje, el sábado 25. Os cuento un poco más en el Día 11 de Tour).

Después del breve recorrido por Williamsburg, subimos de nuevo al bus, en dirección al puente de Brooklyn. Fin de la excursión. Teníamos dos opciones. Bajar en el puente de Brooklyn, y cruzarlo a pie hasta Manhattan. O bien seguir con el bus, y bajar directamente en Chinatown, en Manhattan. Nosotros fuimos directamente a Manhattan.

Es interesante reservar la excursión previamente. Al inicio de este post os he dejado la información sobre cómo hacerlo (qué contratar antes de viajar a Nueva York).

Comimos algo ligero (un brunch) en The Butcher’s Daughter, muy cerca de Little Italy. Después de comer, paseamos por Little Italy, el Soho y Chinatown. En un radio muy reducido, el contraste entre estas 3 zonas de Lower Manhattan es muy marcado. Little Italy ha quedado reducido a dos calles, pero pasar por allí es trasladarse a Italia y a sus restaurantes. El Soho, uno de los barrios cool de la ciudad, lleno de boutiques y tiendas con firma de autor y locales muy únicos. Y qué decir de Chinatown. Hasta el momento, es el barrio chino que he visto más auténtico, más puro, y más fiel a sus orígenes. Todas las tiendas chinas rotuladas en chino, pescado en la calle, carretillas de verdura pasando por la calzada, ese olor a comida asiática… Si te acercas a Columbus Park verás a mujeres chinas jugando a las cartas y músicos tocando instrumentos tradicionales. Es zona de reunión del barrio, y tu, como europeo, se nota que no formas parte de su comunidad. Sorprende que pueda existir una zona así en la ciudad, y al lado del Distrito Financiero.

En China Town hay una calle curiosa llamada Doysters Street. Tiene el asfalto pintado con formas de colores, y es lo que la hace distinta. Pasaros por allí, es interesante verla por su colorido.

New York Skyline Dumbo Andana Dos baixa

Para terminar el día, decidimos cruzar andando el puente de Brooklyn. El punto de inicio para cruzarlo es en la estación de metro. Nosotros nos liamos un poco al principio, así que es mejor que marquéis en Maps.Me como ir hasta la estación, así no tendréis pérdida. En total, de punta a punta del puente es un recorrido de 2 kilómetros. Es un paseo que se hace sin problemas, si bien está lleno de gente y en algunos momentos puede ser un poco agobiante, pero merece la pena sin duda! Desde el puente hay vistas fantásticas. El puente que va paralelo a Brooklyn Bridge es el puente de Manhattan (puede ser una alternativa si queréis cruzar alguno de los puentes).

Una vez lleguéis al otro lado, ya en Brooklyn, dirigiros a DUMBO. Para llegar tenéis que bajar del puente e ir a mano izquierda (sería mano derecha si os colocáis mirando a Manhattan). DUMBO es una zona a la orilla del río, y desde allí hay unas vistas alucinantes del Skyline de Manhattan.   

Cenamos en la pizzeria Grimaldi’s, una de las más famosas de la ciudad. Si allí no hay sitio tenéis la pizzeria Juliana’s al lado. Cualquiera de las dos será buena opción. Las encontraréis enseguida porque las colas en la calle son largas.

DÍA 7

Martes 21 agosto.

Empezamos el día visitando y paseando por el parque High Line Park, en el barrio de Chelsea. Es un parque precioso y curioso, estrecho y alargado, porque está construido sobre una antigua vía de tren elevada, y que transcurre entre varios edificios. Por tanto, vas paseando a un nivel superior que la calle. Hay distintos puntos para acceder al High Line, pero nosotros decidimos iniciar el paseo en el punto más al norte, en la calle 34th, e ir bajando. En total es un recorrido de unos 2 kilómetros. Aprovechamos para visitar un par de galerías de arte entre las calle 24th y 20th. En esta zona encontraréis artistas y galerías de arte donde podéis entrar y mirar (sin comprar). Después nos dirigimos al Chelsea Market (justo en el otro punto de inicio, o final, del parque). Allí comimos en Mokbar (un buen plato de ramen a buen precio). Encontraréis distintos puestos de comida buenos y bien de precio en el Chelsea Market.  

New York Chelsea Andana Dos baixa

Después de comer, seguimos bajando dando un paseo por las calles de Meatpacking District, West Village y Greenwich Village, hasta llegar a Washington Square Park.

Es una zona muy bonita para dar un paseo. ¿Y qué dos edificios emblemáticos encontraréis en esta zona? Si sois fans de la serie Friends, tenéis una parada obligatoria para ver su apartamento. El edificio está en la esquina de Bedford St y Grove St (20 Grove St). Si sois fans de Sexo en Nueva York, la casa de Carrie se encuentra en Penny St.66

A media tarde, tomamos el metro dirección a Times Square. Era un buen día para ir a ver un musical a Broadway. Decidimos adquirir las entradas en TKTS con un buen descuento (50%). Os he hablado de TKTS en el inicio de este post. Aunque preferíamos ir a ver el Rey León, fuimos a ver Chicago por disponibilidad de entradas. Como comentaba antes, si no tenéis una preferencia muy clara e inamovible de obra de teatro que queráis ver, y preferís contar con un descuento atractivo, os recomendaría que compréis las entradas in situ el mismo dia en TKTS.  

DÍA 8

Miércoles 22 agosto.

Nuestro plan del día. Nos fuimos pronto por la mañana hacia Battery Park para tomar el ferry a la Estatua de la Libertad y Ellis Island, donde se encuentra el museo de la inmigración. Os recomiendo que vayáis pronto por la mañana a sacar las entradas y subir al ferry. Aunque tengáis el City Pass, teneis que canjear las entradas igualmente en las taquillas haciendo cola, y así también os ahorrareis una gran masa de turistas durante la visita, y podréis ir más tranquilos. Así, decidimos tomar el ferry a primera hora en Battery Park, dirección a la Estatua de la Libertad. La Estatua es la primera parada que realiza el ferry, y podéis bajar para dar una vuelta al islote (solo podréis dar un paseo, a no ser que tengáis entradas específicas para subir a la Estatua, que no están incluidas en el City Pass. Si os interesa subir a la estatua es mejor que las compreis por anticipado, ya que el aforo es limitado creo recordar). Nosotros no bajamos del ferry en la Estatua (hicimos todas las fotos desde el barco), y priorizamos seguir en el ferry dirección a Ellis Island para visitar el museo de la inmigración. A mi parecer (y comparto la opinión con otros amigos que han realizado el viaje), es uno de los mejores museos que hemos visitado nunca hasta el momento. Es una visita experiencial, que te traslada en primera persona a qué significó ser un inmigrante y llegar a Estados Unidos por primera vez. La entrada a Ellis Island está incluida con el City Pass, así que sinceramente, dedicar unas horas a visitar este museo, merece mucho la pena. Al mediodía, tomamos el ferry para regresar de nuevo a Manhattan.

Para comer quisimos ir a Seaport Smorgasburg, pero no encontramos nada convincente ni era lo que espera. Quizás es una zona en proyección. Dimos media vuelta, y comimos en Poke Bowl, subiendo por Fulton St. Nada excepcional, pero comida correcta y barata (un bol de arroz con los ingredientes a petición).

La tarde la dedicamos al Financial District y zona cero del 11-S. Visitamos la St. Paul’s Chapel, justo al lado de donde se encontraban las torres gemelas y que fue sitio de refugio durante el 11-S; y después fuimos a visitar el Memorial 9/11, con el monumento dedicado a las Torres Gemelas y el Museo Memorial. Es un museo increíble, hecho con mucha sensibilidad, y sales de ahí un poco tocado rememorando todo lo sucedido. La entrada al museo también se incluye con la City Pass. Os recomendaría que si vais por la tarde, empecéis la visita temprano. Es un museo muy grande, y a nosotros nos faltó tiempo para terminar la visita completa.

Nos gustó mucho poder ver el monumento exterior construido en homenaje a las Torres Gemelas con luz de día, y también iluminado de noche. No estaba planeado, pero entramos en el museo por la tarde con luz de día, y al salir ya había oscurecido.

De camino al metro para volver a casa fuimos paseando por Wall Street, y vimos la fachada de la Bolsa de NYC y la Reserva Federal.

En el Financial District también se encuentran el One World Observatory (tiene un mirador en la última planta, pero no se incluye en el City Pass); y el edificio Oculus (diseñado por Calatrava); que se encuentra entre St Paul’s Chapel y la zona cero. Oculus significa “ojo”; que es la forma que imita el edificio (son como unas pestañas).  

DÍA 9

Miércoles 22 agosto.

CENTRAL PARK Y TOP OF THE ROCK

Me apetecía mucho llegar a este día. Pasamos toda la mañana en Central Park, y optamos por alquilar dos bicicletas para visitar los principales rincones del parque. En total alquilamos 4 horas de bici, y la reserva de las bicicletas la hicimos por internet antes de viajar a Nueva York (os he dejado por escrito la empresa donde alquilamos al inicio del post).

Central Park es inmenso, y podrías pasar allí el día entero (ofrece también algunas actividades veraniegas). Nosotros vimos el Conservatory Water y la estatua Alice in Wonderland, el embalse Jacqueline Kennedy, Sheep Meadow (es una parte del parque que parece un campo de pastoreo de ovejas, de ahí el nombre), Strawberry Fields (donde se encuentra el mosaico Imagine en homenaje a John Lennon); y Bethesda Terrace y Mall (fuente muy conocida que aparece por ejemplo en la película James Bond). Había otros puntos a visitar, pero tuvimos que priorizar por tiempo de alquiler de las bicicletas.

Al lado de la tienda Bike Rental Centre (en 9 W 60th St); hay un Whole Foods. Permitidme dedicar un par de líneas a este supermercado. Puede ser un buen aliado durante la estancia en Nueva York, y hay varios en la ciudad. En este supermercado podréis comprar todo tipo de comida precocinada para llevar (en formato picnic). Cuando digo todo, es de todo. Pastas, carnes, pescado, sopas, ensaladas, sushi, postres… Es alucinante, y no puedo compararlo con nada similar en nuestro país por ahora.

Dicho esto, qué mejor plan que comprar algo de comida para llevar, e ir al parque y comer tipo picnic. Pues así lo hicimos. Después de devolver las bicicletas al mediodía, compramos una ensalada (que puedes hacer a tu gusto con los ingredientes), y un pack de sushi, y regresamos de nuevo a Central Park. Tendimos la toalla decathlon en el césped, y a comer. Después, tumbarse un poco para descansar es gloria. De verdad, es un plan 10.

New York Teleferico Roosvelt Island Andana Dos baixa

Pero esto es Nueva York, así que el rato de relax en el césped fue el justo. Nos pusimos en marcha, y por la tarde fuimos al teleférico Roosvelt Island. No es un punto muy turístico, pero si tenéis un hueco de tiempo en algún momento merece la pena subir. El teleférico es es de uso cotidiano para los neoyorquinos que viven o trabajan en Roosvelt Island, así que el precio para realizar el trayecto es el de un billete de metro simple, ni más ni menos. ¿Y qué tiene de curioso? Cuando se eleva, antes de pasar por encima del río Hudson, cruza entre los rascacielos de la ciudad, ofreciendo un punto de vista distinto de los edificios y las calles.

No tenéis porque visitar Roosvelt Island. A mi parecer el interés es hacer el viaje en este teleférico para admirar las vistas, así que no tenéis ni porque bajar del teleférico.

Para terminar el día fuimos a Rockefeller Centre y subimos al rascacielo Top of the Rock para admirar las vistas de la ciudad, ver cómo se ponía el sol, y ver como se iluminaba el Empire State y la ciudad por la noche.

New York Views desde Top of the Rock Andana dos baixa

La entrada se incluye en el City Pass. Como hay que reservar día y hora, os recomiendo que vayáis previamente (en uno de los días previos que paséis por la zona o el mismo día unas horas antes), para canjear las entradas para el día y hora que queráis. La taquilla se encuentra dentro de Rockefeller, en el piso inferior. ¿Y qué pasa si saco las entradas y el día que tengo que ir llueve? No pasa nada, las podéis cambiar por otro día. A nosotros nos pasó. El día que queríamos ir hacia mal tiempo (y por tanto, dudabamos de tener buena visión desde arriba), así que fuimos y las cambiamos.

¿Cuándo es mejor subir al Top of the Rock? Cuando sacas las entradas en taquilla debes especificar a qué hora quieres subir al rascacielo (debes cumplir y no retrasarte), pero una vez arriba, no hay límite de tiempo para bajar. Una buena opción, a mi parecer, es subir antes de que se ponga el sol, cuando aún tienes luz de día. Nosotros subimos si la memoria no me falla en el turno de las 18.30h. Una vez arriba, como decía, como no hay limite de tiempo, puedes esperar y disfrutar de la puesta de sol, y una vez oscurece admirar como se ilumina el Empire State y toda la ciudad. Sí, habrá mucha gente, y puede resultar un poco agobiante, pero para mi mereció la pena.

DÍA 10

Viernes 24 de agosto.

UPPER WEST SIDE (MUSEO HISTORIA NATURAL)

New York Museu historia natural andana dos baixa

Viernes por la mañana. ¡Magnífico desayuno! Elegimos ir a desayunar los típicos pancakes en “Good enough to eat”, muy cerca del Museo de Historia Natural. Pasamos toda la mañana visitando el museo (creo que muchos de los visitantes allí presentes repasamos mentalmente las escenas de la película Noche en el Museo). Al salir, fuimos a comer una hamburguesa al Shake Shack. No se si os he hablado en otro punto del post sobre este restaurante de fast food. Hay varios en la ciudad, y están muy de moda. No deja de ser como un McDonald’s, pero más moderno y con hamburguesas más atractivas. No importa a cual vayáis, que siempre habrá cola y estará lleno. Después, pasamos por delante del Edificio Dakota y Sam Remo, dos edificios emblemáticos de la ciudad. El edificio Dakota fue donde vivió John Lennon, y donde fue asesinado justo delante de la puerta de su casa. Cruzando la calle, en Central Park, encontraréis el mosaico “Imagine” en su homenaje.

Del Upper West Side nos dirigimos paseando al Midtown de Manhattan. ¡Tarde de compras!

DÍA 11

Sábado 25 de agosto.

WILLIAMSBURG (en el barrio de Brooklyn)

Nuestro vuelo de regreso a Barcelona salía por la tarde-noche, así que decidimos aprovechar nuestra última mañana en Nueva York visitando por nuestra cuenta Williamsburg, el barrio judío.

Aunque ya habíamos visitado Williamsburg entre semana con la excursión Tour de Contrastes, la decisión de volver allí pasaba por ver el barrio donde viven los judíos ortodoxos en sábado, su día sagrado, el Sabbat.

Persianas de comercios bajadas y coches aparcados. Nada de actividad comercial (tienen prohibido trabajar). En general, poco movimiento. La voluntad de regresar allí en sábado era porque tenía ganas de ver de nuevo a las personas y su vestimenta en día sagrado (distinta a los días laborables), fijarme de nuevo en cómo actúan, aunque fuese en un período corto de tiempo. Observarlos sin incomodar, y por supuesto, desde el respeto, sin hacerles fotos directamente con la cámara. Bajamos en la parada de metro Broadway. De allí, bajamos un trozo de la calle Marcey Ave; y luego subimos por la calle paralela, Lee Ave. Esto fue entre las 10 y las 12 de la mañana más o menos, que es cuando les veréis salir de sus casas en dirección a sus sinagogas. Hombres por un lado, mujeres por otro. Sinceramente, me sentí muy “turista”, cual intrusa en su comunidad.  

New York Williamsburg andana dos 3 baixa

Unas calles más allá descubrimos el otro Williamsburg. Un barrio de carácter industrial en su orígen, que se ha llenado de artistas, locales, bares y tiendecitas muy hipsters. Un barrio jóven y lleno de dinamismo. Fuimos dirección al East River Park. Primera parada, el mercadillo de ropa y objetos Flea and Artists. Segunda parada, el Williamsburg Smorgaburg, un mercadillo ambulante con puestos de comida (mexicana, hamburguesas, patatas, postres…) y con vistas a Manhattan. Las mesas de madera del parque estaban todas ocupadas, pero fuimos un trozo más allá, buscando un sitio cómodo en el parque donde sentarse a comer. That’s it.    

Después de comer, regresamos al apartamento para recoger el equipaje, y transporte público en dirección al JFK. Fin de viaje.

Nueva York, ¡volveremos!

**fotos con iphone 6s plus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s